Guillermo Del Toro está verdaderamente en casa con sus monstruos.


Me aventuré a visitar lo que en este momento es, el sitio de mayor interés en Guadalajara.

Colocado en una calle muy transitada de la ciudad de Guadalajara e imposible de ocultarse a la vista, un gran monstruo rojo se extiende por sí solo, adyacente al MUSA y con un gran ojo que observa todo a su alrededor.
Se trata de la nueva exhibición de Guillermo del Toro.

Para hacer honor a su ciudad natal, GDT bautiza este evento como: “En casa con mis monstruos”.
La verdad esto me sacó una sonrisa al instante y quise envolverme en la atmósfera al modo tapatío (lo cual de por sí no me es difícil cuando tengo unos tacos de barbacoa, una carne en su jugo o una torta ahogada en mi plato) pero sin tiempo para ir a comer, mejor aproveché que justo afuera del lugar se encontraba un oportunista vendedor de tejuino y me hice de un famoso “tejuino con nieve de limón”; si no sabes lo que es un tejuino, ahórrate la búsqueda en google y cuando vayas a pararte a la exhibición mira a tu alrededor buscando uno de esos bicipuestos callejeros con toldo naranja. 

La exhibición está cuidada de manera impecable, cada cuarto tiene su propia atmósfera que envuelve un tema y en ocasiones más de uno. Y cuando digo que absolutamente todo está cuidado no es por exagerar. El mapa del sitio por sí solo es un laberinto por descifrar y toda la decoración en la recepción donde esperas tu turno para entrar te prepara para lo que viene.

Comenzamos entonces un viaje con un recorrido de casi dos horas que te lleva por más de 900 objetos entre los que se encuentran: Personajes icónicos en la carrera de GDT, vestuarios, props de películas, criaturas en formol, estatuillas, libros y toda clase de monstruos de muchos tamaños. Estos forman parte en su gran mayoría de la colección personal de Memo (ya voy a empezar de igualado) que según nos cuentan, está resguardada en "Bleak House".

La visita es guiada por encargados que hablan de los datos curiosos alrededor de cada sala, describiendo los objetos exhibidos. Pero al parecer, esto sucede más que nada por motivos de logística, para hacer que los tiempos fluyan en los grupos que ingresan a la exposición y para que la gente como yo, no pase 6 horas dentro del lugar examinando cada detalle de cada pieza y el avance sea continuo para todos.
Yo de cualquier forma, lleno de emoción, me tomé mi tiempo en cada sala.

La exhibición está dividida en 8 secciones y requiere el uso de dos pisos del MUSA para albergar mundos que van desde la fantasía, la ciencia ficción, el terror, la magia, los cómics y hasta la época victoriana.
En pocas palabras, hay un poco de todo y para todos los gustos.

No hay manera de salir decepcionado si te consideras un verdadero fan del trabajo de Guillermo del Toro. Incluso para los que no están sumergidos al 100% en su universo, esta visita en ningún punto se torna aburrida. La cercanía total a los objetos exhibidos y la facilidad de sacarte una foto con ellos, lo vuelve simplemente imposible e increíble. Además, siendo muy honestos, hoy en día todo mundo asiste a donde sea por "la selfie" y este lugar no se olvida de ese público aficionado al autorretrato tampoco, ya que en tamaño real, se exhiben personajes de las películas más famosas de GDT: La Forma del Agua, Hellboy, El Laberinto del Fauno, Titanes del Pacífico y otras.

Para ya no arruinarles más la visita con tanto spoiler, les dejo tres consejos para aprovechar bien su vuelta a la exhibición (me agradecen luego):
1- ¡Compren sus boletos en línea! La exposición es muy concurrida por ser novedad.
Al adquirirlos por Ticketmaster pueden revisar exactamente qué horarios hay disponibles con días de anticipación y sólo llegar a recoger sus boletos minutos antes de ingresar. 
2- Lleven buen espacio y batería en sus teléfonos para tomar fotos y videos de su visita, se la van a pasar maravillados constantemente. (Las cámaras profesionales no están permitidas).
3- Préstenle especial atención al cuarto de lluvia y la exposición de Frankenstein, que al menos personalmente fueron dos de mis partes favoritas.
BONUS TIP: Lleven un suéter ligero, por motivos de conservación algunas de las salas están mantenidas a temperaturas muy frías, evítense un mal rato. 

Dicho todo esto, pareciera que pasan los años y Guillermo del Toro no puede hacer nada mal. Desde dirigir tu película favorita, hasta darle una beca inesperada a unos cuantos afortunados en twitter. Con esta exhibición se vuelve a colgar la medalla y confirma todo esto una vez más.

¡Disfruten su visita!

-Pako.